Historia

ClubBansander1
Dejar constancia de la propia historia es obligación que tenemos, no sólo con nosotros mismos sino para quienes algún día habrán de sucedernos.

Y ello, por dos razones. Primero, para que no se pierdan en el olvido los logros alcanzados. Segundo, para que éstos sirvan de guía y ejemplo en el futuro.

La historia del Club Bansander es para nosotros una historia sumamente entrañable, porque es la historia de todos. La historia de los fundadores, de las sucesivas juntas directivas, de los socios, de los frecuentadores del Club, de los hijos de los empleados, de los participantes en los juegos, y de nuestra Empresa, que siempre ha comprendido nuestras aspiraciones y las ha respaldado con su ayuda moral y económica.

Es la historia del “Club Bansander” reflejo de la capacidad de convivencia de unos hombres que buscan en el trabajo algo más que un medio de vida. Es la historia de unos hombres y mujeres que dialogan, que conviven, que comparten inquietudes y aspiraciones, que forman equipos deportivos, que roban horas al descanso y a la comodidad para practicar el deporte con equipos de otras empresas. Es la historia de unos hombres y mujeres que acuden al Club a jugar una partida, leer una revista o simplemente a charlar al calor de una copa. Es la historia de unos niños y niñas que todos los años acuden al Complejo de la Albericia para competir dibujando y pasárselo “pipa” con los juegos infantiles que se preparan en su honor y beneficio, y que en Reyes renuevan la sorprendente ilusión de recibir los regalos de manos de sus Majestades.

Es, en fin, la historia del “Club Bansander” el compendio de muy personales historias con nombres y apellidos.

Primeros pasos
En 1957, coincidiendo con el centenario de la fundación del Banco de Santander, se crea en Santander el Club Bansander. El 15 de febrero de 1957, la Comisión Organizadora integrada por los señores Anastasio Marquinez Fernández, Alfredo Arango Romero, Leopoldo Villar Pardo, Angel Maza Grandal, José Luís Cobo Hevia y José Gómez Muñoz suscriben la primera circular del Club dirigida a todos los empleados del Banco de Santander de la provincia. En ella se sentaban las bases del Club que pretendía fundarse; se abría con este preámbulo de intenciones: “Con la debida autorización de la Dirección General del Banco de Santander, se va a fundar un CLUB BANSANDER, con fines recreativos y culturales.

En el aspecto recreativo la finalidad consistirá en la organización de excursiones – dentro de España y al extranjero- y de algunas actividades deportivas que se tienen en estudio.

Culturalmente será la formación de una biblioteca bien dotada, para que los socios puedan retirar libros por un periodo de tiempo determinado.

En principio se tiene ya en proyecto, para este año, una excursiona Francia y más adelante confiamos en disponer de un local independiente con instalación adecuada a la categoría que se pretende dar al Club.”

Para el logro de sus objetivos recreativo-culturales, el Club contaba, en principio, exclusivamente con las aportaciones, por cuota mensual, de los socios, aunque albergaba la esperanza de merecer alguna que otra subvención del banco.

La circular abordaba la cuestión económica con claridad meridiana: “Para el desarrollo de estas actividades esperamos la aportación económica de todos los empleados del banco de esta provincia, a base de una cuota mensual mínima de DIEZ PESETAS que pueden ser pagadas por anualidades. Los que desean suscribirse con una cantidad superior tendrán, además de todos los derechos, el carácter de socios protectores. Con este objeto se une al presente escrito, un boletín de inscripción que rogamos sea devuelto lo más pronto posible.”

Prueba de la ilusión con que se acometió la idea de fundar el Club es que once días después de la primera circular, la Comisión Organizadora emitía otra en la que se daba cuenta a los asociados de las gestiones que estaba realizando la Comisión para dar carácter legal a la sociedad Club Bansander. En este orden de cosas, informaba que los Estatutos y Reglamento por los que se ha de regir el Club estaban ya confeccionados, así como el fichero general de socios. Señalaba, asimismo, que la primera recaudación (cuota de inscripción y mensualidad), correspondiente al mes de febrero se había efectuado satisfactoriamente.

Es de destacar, por tanto, que ante el entusiasmo de los auspiciadotes de la idea de crear el Club, la respuesta por parte del personal no anduvo en este punto a la zaga. Fue –como apunta un miembro de aquella Comisión organizadora- un “pensarlo y hacerlo”. Así nació el Club por un “impulso” entusiástico, en respuesta a una necesidad sentida por la plantilla de Santander. En honor a la verdad, es de ley destacar que la plantilla estaba entonces compuesta por gente muy mayor, procedente en su mayoría del absorbido Banco Mercantil, reforzada por el nuevo plantel de empleados jóvenes llamados a ocupar cargos de gran responsabilidad al materializarse poco más tarde la gran expansión del banco.

Lógicamente, como era de esperar, la idea fue mejor acogida por los jóvenes, quienes veían en el proyecto la posibilidad de tener su propio Club, frente a otros existentes en la ciudad de otros que económicamente y socialmente no estaban a su alcance, como el Ateneo, el Club de Regatas, el Club Marítimo, etc.

Otro punto destacable es el alusivo al emblema del Club. La comisión no quiso encargar uno basado en su mejor criterio, sino que sometió el tema a los asociados para que éstos enviasen cuantos dibujos y motivos creyesen oportunos tomando siempre como base el lema “cultura y deporte”, a fin de seleccionar entre los presentados el que la Comisión considerase el más oportuno al Club.

Ente los presentados, acabaría escogiéndose el del empleado de la Oficina Principal, José Gómez Fernández, que adelante habría de quedar muy ligado al Club, como desinteresado realizador de los emblemas, símbolos, trofeos, y otras realizaciones plásticas. El emblema original, que es prácticamente el mismo que hoy permanece vigente, se abre con un rotulo de medio arco donde se lee CLUB BANSANDER, y compone su estructura gráfica unas líneas sinuosas a modo de olas donde ondea un barquito cuyas velas están formadas por las siglas CB del Club; en el triangulo inferior, se incluye el perfil de la provincia.

Primera Junta Directiva
Volviendo a la constitución del Club, éste ya es un hecho el 7 de abril de 1957. Día en que se celebra la 1ª Asamblea de Socios, en la que se da lectura de los Estatutos y Reglamento de la sociedad que fueron aprobados, pasándose seguidamente al nombramiento de la Junta Directiva, que por unanimidad de la Asamblea, quedó constituida del siguiente modo:

Presidente de Honor:
Don Pablo Tarrero Rivero

Presidente:
Don Anastasio Marquínez Fernández

Vicepresidente:
Don Alfredo Arango Romero

Tesorero:
Don Leopoldo Villar Pardo

Secretario:
Don José Gómez Muñoz

Vocales:
Don Juan Gómez Ruiz
Don Angel Maza Grandal
Don Jesús V. Rosal Tomá
Constituido, pues, el Club, aprobados sus Estatutos y emblema y nombrada su primera Junta Directiva, finaliza el periodo “constituyente” (febrero – marzo de 1957) e inicia el Club su etapa de actividades.

Las primeras actividades que se inician son eminentemente “excursionistas” debido principalmente a la falta de vehiculos particulares, lo que daba un gran atractivo al viaje organizado en confortables autobuses.

El primero de estos viajes tuvo lugar el 22 de abril de 1957. Fue una excursión a los Saltos del Nansa, donde efectuaron una visita a las instalaciones de Celis, Rozadío, Peña Bejo y la Cohilla. El almuerzo se realizó en la Lastra, a 1.500 metros de altitud.

El costo era módico, 85 pesetas para el socio, incluido almuerzo y 55 pesetas sin éste; y para los familiares, 110 y 70 pesetas respectivamente.

Animados por el éxito de esta primera experiencia, el Club organizaría las siguientes excursiones hasta final de año:

Julio 18. Comillas
Agosto 18. Laredo y Castro Urdiales
Septiembre 15. Covadonga
Octubre 11,12 y 13. Madrid

Otra de las primeras iniciativas del recién constituido “Club Bansander” fue la convocatoria del un Concurso de Fotografía al que solo podrían concurrir los socios del Club.

Local
No todo fueron satisfacciones el primer año en la vida del Club, por una serie de problemas para conseguir un domicilio social para el Club, la junta directiva se dirige a todos los asociados mediante carta-circular (20-09-1957) que rezuma pesimismo: “Lamentamos comunicaros que, tras varias gestiones llevadas a cabo para conseguir la domiciliación de nuestro Club, esta JUNTA DE GOBIERNO ha tropezado con difilcultades de tipo económico difíciles de resolver.” Debido a estos problemas presentas su dimisión, y convocan una Asmblea General Extraordinaria para el día 25 de septiembre en la Oficia Principal del Paseo de Pereda. De resultas de esta reunión se renueva la Junta Directiva y entran en ella nuevas personas, recayendo el puesto de presidente en Don José Hormaechea Cazón, director de la O.P. de Santander. Tomó el asunto como cosa propia y llevó el asunto hasta don Pablo Tarrero Rivero, entonces Director General del Banco. El Sr. Tarrero, a la vista de la justeza de las pretensiones de los asociados y lo acertado del planteamiento, dio su conformidad a que el amueblamiento del Club corriera enteramente por cuenta del banco.

Superadas, pues, las dificultades, la Junta Directiva contaba con autorización y medios para tomar en alquiler el local de la calle Cádiz,19, que era el considerado por la mayoría como mas conveniente a las necesidades del Club.

Con gran satisfacción, la Junta Directiva del Club convoca a los asociados del mismo a la ceremonia de bendición e inauguración de su domicilio social, en carta-circular de fecha 6 de mayo de 1958, cuyo texto es el siguiente:

“Esta directiva tiene la satisfacción de invitar a usted a la bendición e inauguración de su domicilio social, cuyos actos se celebrarán, D.M., el próximo jueves día 8 del actual, a las siete y media de la tarde…….”.

El acto resulto sencillo y brillante. A él acudieron altos cargos del Banco. De la bendición se ocupó D. Enrique de Cabo, Canónigo de la Catedral.

A partir de este momento, y contando con una sede social digna, en el centro de Santander, durante los siguientes años, se celebra, gran número de eventos, principalmente juegos sociales, excursiones, concursos de dibujo, fotografía, etc. El día 4 de octubre de 1958, queda oficialmente inaugurado el salón – biblioteca que cuanta con gran numero de libros para disfrute de los socios.

El año 1963 marca el final de la primera etapa del Club que estuvo principalmente orientada hacia excursiones y juegos recreativos, especialmente en los locales del Club. Se cierra así una etapa de iniciación y se abre otra de consolidación que dura hasta el año 1969

Segunda Etapa
En el año 1964 se inicia la segunda etapa del Club en la que las excursiones iban a tener un notable descenso de actividad debido a la disposición generalizada de coche por parte de los asociados del Club, lo que de algún modo justificaba menos las excursiones que se venían realizando en autobús. Así y todo, se siguieren celebrando algunas.

Cabe destacar durante esta segunda etapa, en el año 1964, la entrega de juguetes que se celebraba en los locales del club el día 6 de enero únicamente para los hijos de los socios, se hace extensiva a todos los hijos de empleados del Banco. Por este motivo la fiesta de Reyes tuvo lugar en el cine Santander. A este acto, primero que se celebraba con esta magnitud y que ponía en marcha una tradición celosamente conservada por los directivos del Club, asistió el entonces Director General de la Entidad D. Emilio Botín Sanz de Sautuola y García de los Ríos, acompañado de su esposa e hijos y otros cargos directivos del banco.

Durante esta segunda etapa, se celebraron, además de la ya citada fiesta de Reyes, los concursos sociales, torneos deportivos interbancarios, algunas excursiones, y la Semana Bansander durante el mes de Junio.

En la década de 1980-90 el Club cambia su sede al inmueble donde se encuentra instalada la Agencia núm.1 del Banco en Jesús de Monasterio aunque su entrada está en la calle Rubio.

Y sigue el Club su andadura aunque como en todos los momentos de la vida en unos momentos sus actividades son participadas con mayor o menor número de socios.

Sin embargo gracias a la dedicación de sus Juntas directivas y la colaboración de Banco Santander, sigue su marcha para beneficio y participación de los empleados del Banco.

Ya en el año 2.007 y precisamente cuando se celebra el 50 aniversario de su fundación, el Club vuelve a cambiar su domicilio a la calle Joaquín Costa 47 bajos del Casino en el Sardinero.

Este año y durante el mes de Octubre se produce un cambio en la Junta directiva y se nombra Presidente del Club Bansander a D. José Ramón Castanedo Hontañón y este nombra a la Junta Directiva compuesta por D. Manuel Luna del Hoyo, D. Luis Miguel Varas Hernández, D. José Miguel González Maturana, D. Manuel Cantero Gómez, D. Gonzalo Álvarez Torre, D. Antonio Cobo Carral, D. Enrique Romanillo Gandarillas, D. Luis Arroyo Gutiérrez y D. Andrés Ricondo Saiz.

Con esta nueva dirección se siguen con las actividades habituales, potenciando los concursos de juegos de mesa en la nueva sede del Club para lograr una mayor participación de los socios, que ya en esta fecha es más numeroso al haberse incorporado también desde 1.999 todos los empleados del Banco Central-Hispano, por absorción de este banco por el Santander

Más adelante y coincidiendo con la Semana Bansander, se incorpora una nueva actividades deportiva y se celebra el I Triatlón Bansander en la Bahía de Santander, justamente en la Grúa de Piedra, frente a la Sede Social del Banco en el Paseo de Pereda así como competiciones deportivas de más de 16 tipos en el Complejo Deportivo de La Albericia así como competiciones de traineras en la Bahía de Santander y Torneo de Golf en el campo de golf de Santa Marina en La Revilla (San Vicente de la Barquera) así como concurso de fotografía.

El 19 Diciembre 2.008 se celebra por primera vez en los Salones del Gran Casino Sardinero una Cena Social de Gala a la que asisten unas doscientas personas miembros del Club y se hace entrega de premios a los ganadores del último Torneo de Navidad de Golf celebrado en el campo de Mataleñas y de los juegos de mesa convocados al efecto. A la que asisten además del Presidente del Club y su Junta Directiva, D. Carlos Hazas. Subdirector General Adjunto del Banco Santander y Director Territorial de Cantabria-Asturias, y otros directivos del Banco..

Este mismo año se proyecta desarrollar una página Web para informar a todos los asociados y dar una amplitud publica de los que es el Club Bansander y lo que en él se realiza, tanto deportiva como culturalmente. Dicha página web se pone en funcionamiento a finales del 2.008, con la dirección www.clubbansander.es.

Este mismo año 2008 y con el fin de aprovechar las ventajas de la informática se incorpora la dirección del correo electrónico clubbansander@yahoo.es y se invita a participar de este sistema a todos los socios que junto la dirección de los RR.HH. del Santander-Cantabria obtenemos la dirección del personal activo y con los socios pasivos y prejubilados que disponen de este medio de comunicación se da un fuerte impulso y la comunicación entre el Club y socios se hace más rápida y eficaz.

En el año 2.009 en una de las reuniones de la Junta Directiva, se acuerda a propuesta del Presidente crear una “Distinción de Honor el Club Bansander” para premiar a las empresas, instituciones o personas que mas haya destacado en su labor realizada para la sociedad, especialmente a la cántabra. En este caso la Junta Directiva concede esta primera “distinción de honor” a Banco Santander, S.A. por su apoyo y ayuda económica al Club Bansander, desde su constitución.

La “distinción de honor” fue entregado en el transcurso de la Cena de Gala de Navidad y fue recogido en nombre del Banco Santander por el Director General y Director de los RR.HH, D. José Luis Gómez Alciturri, por delegación del Presidente D. Emilio Botín, con asistencia de más de doscientas personas, entre los que se encontraba el Presidente del Club y su Junta Directiva, así como el Subdirector Gral. Adjunto y Director Territorial de Cantabria-Asturias D. Carlos Hazas Guerra y varios directivos de la territorial.

En el año 2.010 se pone en marcha el “I Concurso Infantil de Dibujo”, para los hijos de empleados del Santander, y se celebró el 28 Diciembre en los Salones del Gran Casino Sardinero, al que se presentaron más de sesenta niños/as. Seguidamente del concurso, niños/as participantes y familiares compartieron una chocolatada con churros en los mismos salones. Los niños “ganadores” del concurso recibieron sus premios de manos de los Reyes Magos, en la tradicional fiesta celebrada en el Palacio de Festivales-Sala Pereda, con motivo de la festividad de los Reyes el 6 de enero de 2011. Este es el primer año que se celebra dicha fiesta por la tarde, para que los niños dediquen la mañana a disfrutar junto a sus familiares de los obsequios dejados la noche anterior en sus domicilios, lo que supuso un éxito de participación.

En el año 2.010 se entrega la “Distinción de Honor” a la Fundación Marcelino Botín, por su destacada actuación en el desarrollo de programas propios y en colaboración con otras instituciones para el impulso del desarrollo social y cultural llevado a efecto desde su fundación, especialmente en Cantabria. Dicha “distinción de honor” fue recogida por Dª Esperanza Botella, Subdirectora de la Fundación, por delegación del Presidente del Patronato Sr. Botín, en la Cena de Gala celebrada en los Salones del Gran Casino Sardinero, con asistencia de más de doscientas personas.

En el año 2.011 se sigue con la misma trayectoria, de incrementar las actividades de todo tipo, así como salidas de excursiones al extranjero y domestica, y potenciando las de senderismo, culturales y recreativa y en la Semana Bansander se hace por primera vez una “exhibición de esgrima”, que gusto mucho, al numeroso público, congregado en el pabellón del Complejo de La Albericia.

En este año 2011, se instituye la “insignia de oro del Club Bansander” para premiar a aquellas personas que más se hayan destacado, especialmente en su apoyo, colaboración con el Club y en este caso se otorga la primera “insignia de oro” a D. José Luis Gómez Alciturri, Director General y Director de Recursos Humanos del Santander, por su apoyo, colaboración, ejemplo de deportividad y participación con el Club Bansander.

Este premio es recogido personalmente por el Sr. Gómez Alciturri,y entregado por el Presidente del Club Bansander D. José Ramón Castanedo Hontañón durante la Cena de Gala de Navidad, ya institucionalizada, en los Salones del Gran Casino Sardinero, al que asisten más de doscientas persona, entre las que se encontraba el Director General y Director del Departamento de Comunicación y Estudios y Marketing del Santander D. José Manuel Cendoya y el Subdirector Gral. Adjunto y Director Territorial D. Carlos Hazas, así como el Director Comercial Sr. Sánchez Carcoba, y también Eutiquio Fomperosa Solar y Víctor Bustillo ambos jubilados. También asistieron varios directivos del Banco y toda la Junta Directiva del Club Bansander, todos ellos acompañados de sus respectivas esposas.

La cena se celebró la noche del viernes 16 de diciembre de 2011. Este mismo día por la mañana tuvo lugar la inauguración del Centro de Procesos de Datos “CPD “Bunker” del Banco Santander de Medio Cudeyo, por el Presidente del Banco D. Emilio Botín, acompañado del presidente del Gobierno de Cantabria D. Ignacio Diego y de la alcaldesa de Medio Cudeyo y otras autoridades y de varios altos cargos del banco cántabro, lo que constituyo un acontecimiento de primer orden al tratarse del centro más importante de los cinco que el Banco ha construido en el mundo.

En el año 2012, se siguen programando todas y cada una de las actividades, llevada a efecto en el años anterioriores.

Por otra parte, en la reunión mantenida por la Junta Directiva del Club en el mes de septiembre, se tomó el acuerdo por unanimidad de conceder la “distinción de honor” a Caritas Diocesanas de Santander, en reconocimiento por el gran esfuerzo y dedicación humanitaria que hacen y de forma especial en estos momentos tan críticos de necesidad, a las personas más desfavorecidas. Dicha distinción le fue entregada por el presidente del Club José Ramón Castanedo Hontañón junto con el Dtor. Territorial del Santander en Cantabria Carlos Hazas, en el transcurso de la Cena de Gala de Navidad, celebrada el 14 de diciembre, a su director José Luis Arango Riestra, por delegación del Presidente de Cáritas y Obispo de Santander Monseñor D. Vicente Jiménez, junto con la distinción le fue entregado un cheque bancario por importe de 13.437,34 €, aportados por el Banco, Club Bansander y socios del Club.

En la reunión antes mencionada de la Junta Directiva, también se tomó al acuerdo de conceder por unanimidad la “insignia de oro” del Club al Subdirector Gral. Adjunto y Director Territorial en Cantabria Carlos Hazas Guerra, por su apoyo, colaboración y participación con el Club Bansander. La insignia fue entregada, también por el Presidente del Club, en la misma ceremonia que la distinción a Caritas Diocesana.

En el año 2013 y como novedad , el Club Bansander patrocina una carroza dedicada al Pato Donald, que desfiló el 5 de enero en la cabalgata de los Reyes Magos de Santander 2013, junto con otras trece carrozas a la que asistieron más de cuarenta mil personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *